Inicio » Cultura » Renace plantea una doble cita artística en Baeza y en La Carolina con Santiago Ydañez, Mª Ángeles Díaz Barbado, y Sergio Belinchón
Cultura

Renace plantea una doble cita artística en Baeza y en La Carolina con Santiago Ydañez, Mª Ángeles Díaz Barbado, y Sergio Belinchón

Los próximos días 17 y 18 de septiembre, la galería Renace ha planteado una doble cita expositiva, que se iniciará el viernes con la inauguración en su espacio de Baeza de la muestra del fotógrafo valenciano, y residente en Berlín, Sergio Belinchón (Valencia, 1971), que exhibirá su particular visión de la ciudad germana en el antiguo pósito de la Barbacana. Tras su formación en la Escuela de Bellas Artes de Valencia, y su estancia con una beca en la Escuela de España en París, trabajó para el arquitecto Santiago Calatrava y posteriormente consiguió la beca de la Academia de España en Roma. Su obra se ha expuesto por lugares como Berlín, París, Lisboa, Río de Janeiro, Sao Paulo, Monterrey, o lugares emblemáticos como el Centre Pompidou en París, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Haus der Kulturen der Welt en Berlín, o en The Marvelous Real en Tokio.

Por otra parte, Renace inicia ese sábado una nueva andadura, puesto que el espacio baezano comienza a programar exposiciones en la sala Juan Francisco Casas del Centro Cultural de La Carolina, fruto del acuerdo de colaboración del consistorio carolinense con su homólogo baezano, y para lo que se contará con la colaboración de la Universidad Internacional de Andalucía, la Diputación provincial, y la Fundación Caja Rural.

Para esta primera experiencia, se ha planteado una exposición de dos artistas que ya han pasado por el espacio de la ciudad patrimonial. La misma se titula ‘Die Fledermaus’, y es la primera exposición conjunta en España del gran pintor gienennse Santiago Ydáñez (Puente de Génave, 1967) y María Ángeles Díaz Barbado (Granada, 1969). La muestra, que se inaugurará la tarde del 18 de septiembre, reúne tanto trabajos individuales como obras realizadas conjuntamente en torno a una idea proyectada hace años y construida a lo largo de este verano.
María Ángeles Díaz Barbado es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada, y Doctora en Bellas Artes, Universidad de Castilla-La Mancha. Actualmente imparte clases en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Málaga, llevando a cabo su actividad investigadora centrándose en la reflexión en torno a la construcción y sentido de la obra de arte. En esta línea están orientadas sus publicaciones: revistas, capítulos de libros, textos para catálogos de exposiciones. Su producción artística se desarrolla en el ámbito de la pintura y la fotografía y gira en torno a la construcción de lugares en los que la naturaleza y lo arquitectónico adquieren una dimensión simbólica que alude a conceptos tales como lo bello, lo imposible o lo inquietante. Su obra ha podido contemplarse en lugares como Málaga, Venecia, París, Santander, o en la Feria Internacional ARCO 2005.

Ahora, junto a Santiago Ydañez, nos proponen una muestra que desarrolla una mirada conjunta, llena de simbolismo y misterio. El artista de Puente de Génave es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada, y realizó talleres con Juan Genovés y Mitsuo Miura, entre otros. Ha recibido importantes distinciones y es actualmente uno de los pintores con mayor proyección internacional. Cuenta con prestigiosos premios de Pintura, como el ABC, el Premio de Pintura Generación 2002 de Caja Madrid, la Beca del Colegio de España en París del Ministerio de Cultura, la Beca de la Fundación Marcelino Botín, la Beca de la Academia de España en Roma, o recientemente el Premio BMW. Su obra, que se ha podido ver en exposiciones por todo el mundo, se encuentra en las colecciones de la Fundación Botín (Santander), Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) entre otros.

Texto ‘Die Fledermaus’. Por M. Ángeles Díaz Barbado:
Vuela en la noche. Roza la superficie del agua y desaparece, roza la piel. Mira hacia dentro. En él nos reconocemos porque nos sugiere lo oculto, lo irracional, lo prohibido. Representa lo ‘otro’ de lo humano y lo terrible de la naturaleza. Así comienza su historia… Nos fascina porque nos habla de una existencia subterránea, porque nos conduce a nuestra zona de sombra. Aproxima lo humano y lo monstruoso, la voluptuosidad y el miedo; lo deseado y lo condenable por la razón y la moral, el amor que trasciende el espacio y el tiempo… Es la imagen también de una naturaleza inquietante, sensual, oculta, perturbada. Comenzamos a soñar y la melodía es feliz, acogedora, obsesiva… un movimiento envolvente descubre lo oscuro, la aparición terrible, la imagen deseada, la danza imparable.

Ir al contenido