Inicio » Patrimonio de la Humanidad » Comienza la restauración y rehabilitación del pilar de San Andrés
Destacado Patrimonio de la Humanidad

Comienza la restauración y rehabilitación del pilar de San Andrés

La alcaldesa de Baeza, Lola Marín y Jorge López, concejal de Patrimonio se han trasladado en la mañana de hoy hasta uno de los puntos neurálgicos de la ciudad, por su vida e historia, situado en la calle Real de San Andrés para anunciar que ya ha comenzado la restauración y rehabilitación del pilar de San Andrés.

Este pilar, que forma parte de la idiosincrasia del barrio de San Andrés, ha sido punto de encuentro -cuando no había agua en las casas-, zona de juegos de muchos niños y niñas dela ciudad y una zona con mucho arraigo entre la ciudadanía que continua viviendo en él.

El pilar de San Andrés, que data del siglo XVI, está formado no solo por el pilar primigenio si no también por piezas que se fueron trayendo de las restauraciones de la fuente de la Puerta de Toledo, otra de las fuentes restauradas en los últimos años.

Así las cosas, Jorge López ha informado que la restauración de este pilar “forma parte del gran proyecto de la Corporación Municipal para restaurar las fuentes de la ciudad, no solo como recurso turístico y patrimonial sino como esa deuda por devolver a la ciudad aquellos elementos que formaron parte de su vida”.

En este sentido, el edil de Patrimonio, ha anunciado que “ya han comenzado las obras de rehabilitación y restauración, no solo del pilar si no de la fuente”. El proyecto que se esta llevando a cabo ha comenzado la fase de restauración, por parte de la restauradora Teresa López Obregón, que consiste en aplicar ciertos productos con los que se busca conseguir una limpieza total de la piedra, pero hay que esperar unos 20 días que estos hagan efecto, para que la empresa constructora pueda restaurar los morteros así como cualquier deficiencia que tenga la piedra.

“Cuando finalice la restauración conseguiremos que la fuente sea totalmente funcional mediante un sistema de pulsador con el objetivo de que el agua no sea nociva para el pilar. Evitando el curso continuo, conseguiremos que no se deteriore la piedra”, explicaba López.

Ir al contenido